Banner Superior
domingo, julio 22, 2018

Luego de empatar 1-1 en los 120 minutos, el equipo europeo se llevó el triunfo y el pase a la siguiente fase de la Copa del Mundo gracias a una definición desde los doce pasos.

La Selección colombiana encontró un freno en los octavos de final y su ilusión de continuar en el Mundial de Rusia se extinguió luego de la derrota de este martes a manos de Inglaterra en la definición de penales por 4-3, tras haber igualado 1-1 en extenuantes 120 minutos en el estadio Spartak de Moscú.

Los dirigidos por Gareth Southgate tuvieron una producción levemente superior durante la primera mitad, a partir de la velocidad de Raheem Sterling y Jesse Lingard y iniciativa de otro de sus futbolistas de buen pie, Dele Alli. A su vez, el goleador Harry Kane tuvo la chance más clara en esa parte inicial pero no pudo acertar su cabezazo.

Los de José Néstor Pékerman buscaron mediante la conducción de Juan Fernando Quintero aunque no resultó suficiente para hallar la profundidad deseada; en ese caso, la ausencia de James Rodríguez por lesión (no fue siquiera al banco) impactó en el juego del equipo cafetero. Es por eso que tomaron recaudos ante los avances de sus adversarios y no quisieron tomar riesgos, lo cual los alejó del protagonismo.

En los primeros minutos del complemento, Colombia pagó caro la infracción cometida por Carlos Sánchez, quien tomó a Kane en el área y terminó haciéndolo caer. El árbitro estadounidense Mark Geiger, a sólo un metro de distancia, siguió la acción y no dudó en cobrar penal.

El propio goleador de Tottenham y máximo artillero vigente en esta Copa del Mundo no perdonó y colocó el remate al medio, mientras David Ospina se arrojaba hacia su derecha y el balón le pasaba a centímetros de su pie izquierdo.

Colombia acusó el golpe, el entrenador mandó a la cancha a Carlos Bacca para aportarle volumen al ataque, pero no halló la manera de penetrar ni de lastimar al elenco de los Tres Leones. Apenas una jugada -a diez minutos del cierre- encontró a Juan Cuadrado en soledad por derecha, en una desprotección absoluta de su rival, pero su disparo se marchó elevado.

El conjunto sudamericano fue hacia adelante por inercia, Radamel Falcao no logró acertar su cabezazo tras el centro de Johan Mojica y otro remate desde afuera del área fue manso a las manos de Jordan Pickford e Inglaterra se dedicó a sostener el resultado.

Un disparo de Mateus Uribe en el tiempo de descuento provocó una gran atajada de Pickford pero en el corner siguiente, con Ospina desesperado en busca del empate, Yerry Mina ganó en las alturas, Kirian Trippier no pudo despejar con su cabeza en el palo y el balón terminó adentro del arco antes de desatar el alocado festejo colombiano.

El tiempo suplementario mostró un mejor ánimo de parte de los cafeteros y a unos rivales visiblemente golpeados y fatigados. Sin embargo, la igualdad no se quebró. En el inicio de los segundos 15′, los corazones se paralizaron luego de que a Jamie Vardy le quedara la pelota en el área y su remate fuera en dirección al cuerpo de Ospina. Por fortuna, el portero retuvo sin rebote. Un rato después, una proyección de Danny Rose amenazó con encontrar el gol, pero su disparo pasó cerca del poste.

Ya en los penales, el sufrimiento para Colombia continuó:

Radamel Falcao acertó con contundencia el primer remate y el otro goleador de la cancha, Kane, sacudió cruzado y bajo para vencer a Ospina (1-1).

El siguiente fue obra de Cuadrado, quien disparó fuerte al ángulo superior derecho de Pickford y celebró su tanto; Marcus Rashford, a su vez, también acertó con un remate impecable, cruzado y a media altura para el 2-2.

Luis Muriel tuvo sangre fría y colocó el balón suave, al otro palo del portero inglés. Henderson se encargó del tercero para los británicos y David Ospina agigantó su figura al tapar en su vuelo hacia la izquierda (3-2).

Mateus Uribe ejecutó fuerte y alto, pero su remate pegó en el travesaño para devolverle la chance a sus rivales; Trippier fue contundente en su oportunidad, no perdonó y firmó el 3-3 parcial.

Carlos Bacca se llenó de desilusión al fallar su penal, que no fue esquinado y Pickford se lució con la tapada con su mano izquierda. Y la última la tuvo Eric Dier, autor de un remate raso y cruzado para desatar la celebración inglesa (4-3).

 

Se acabó el sueño colombiano en Rusia, donde no pudo repetir los cuartos de final alcanzados hace cuatro años en Brasil. Los ingleses, campeones en 1966, continúan en un sector del cuadro auspicioso, en el que les espera Suecia y, en semifinales, el vencedor de Rusia y Croacia.

0 Comentarios

Deja un comentario