Banner Superior
sábado, julio 21, 2018

La Selección albiceleste enfrenta a Nigeria desde las 14:00 (hora de Paraguay) obligada a ganar para no despedirse del Mundial de Rusia en primera ronda. En busca del triunfo que lo clasifique a octavos, Sampaoli pone a Armani en el arco, vuelve a la línea de cuatro y confía en los históricos para semejante prueba.

Era difícil pensar en la previa de Rusia 2018 que Argentina llegaría al tercer partido de la fase de grupos en una situación tan crítica como en la que se encuentra. Ni el más pesimista de los hinchas se hubiese imaginado atravesar por este presente donde tras no poder ganarle a Islandia en el debut -con penal errado de Messi incluido- y haber perdido categóricamente -sin respuestas futbolísticas ni anímicas- ante Croacia, la Selección quedó al borde del abismo. O peor, al borde del papelón.

Muchas desprolijidades se sucedieron afuera de la cancha en sintonía con lo que pasó en estos 180 minutos sobre el verde césped, pero el triunfo de Nigeria ante Islandia le devolvió la vida a la Selección y el panorama empezó a aclararse con el correr de las horas. La conferencia de Mascherano y Biglia, el intento de reconstrucción en la relación cuerpo técnico-plantel, el optimismo de Sampaoli, un nuevo banderazo, los jugadores -no todos, claro- cantando con la gente en la puerta del hotel. Y la ilusión de sacar a relucir el fuego sagrado que el futbolista argentino siempre parece llevar adentro.

Todo eso genera -al menos en la previa un clima distinto para el partido de esta tarde. “Mañana arranca el Mundial para la Selección”, aseguró Sampaoli en conferencia de prensa. Es que la Argentina tiene, a pesar de todo lo malo que pasó hasta ahora, la gran chance de hacer borrón y cuenta nueva. Ganar y volver a creer. O al menos estirar la posibilidad de trabajar para seguir mejorando y afrontando instancias mundialistas. Para eso, el DT vuelve a cambiar. Franco Armani tendrá su debut absoluto en el arco de la Selección reemplazando a Wilfredo Caballero, que perdió su lugar después del error que abrió el partido ante Croacia.

Pero el arco no es el único lugar que se verán modificaciones. Para empezar, el sistema volverá a ser 4-4-2, como en el partido ante Islandia. Gabriel Mercado ocupará el lateral derecho y Marcos Rojo vuelve a la zaga; Éver Banega se mete en el once titular y vuelve Ángel Di María para hacer la banda izquierda; y, también aparece Gonzalo Higuaín, buscando una vez más revancha con la 9 de la de su Selección siendo la referencia de ataque. Nombres conocidos ya en la Selección dirigida por Sampaoli.

Enfrente, un viejo conocido. Nigeria, el rival más habitual de los últimos mundiales, que llegará agrandado tras el 2-0 a Islandia, sabiendo que quizás hasta con el empate le alcance para meterse entre los 16 mejores del Mundial. Con Musa, Obi Mikel y compañía, los africanos buscarán volver a complicar a la Selección de Messi como en el último amistoso, donde un puñado de minutos les alcanzó para reviertir un buen primer tiempo albiceleste para terminar goleando 4-2 en Krasnodar.

A todo o nada. Esperando la salvación de Messi, el gol de Higuaín, un nuevo quite de Mascherano o las manos de Armani. Argentina tiene la chance de volver a nacer en Rusia y arrancar un nuevo camino. La pelota rodará desde las 14:00 en San Petersburgo en un estadio colmado .

0 Comentarios

Deja un comentario