Banner Superior
domingo, julio 22, 2018
Con un gol de Rojo sobre la hora, Argentina consiguió el triunfo que necesitaba y sigue adelante en el Mundial. Messi había abierto el marcador y un penal polémico hizo sufrir a la Argentina hasta el final.

La Selección argentina disputó un partido para el infarto, estuvo a un puñado de minutos de quedarse afuera del Mundial de Rusia y finalmente le ganó a Nigeria por 2-1 gracias a una sorprendente aparición en el área de Marcos Rojo. Así, los de Jorge Sampaoli continúan con vida en la competencia y avanzaron a octavos de final.

La urgencia por la victoria denotó motivación en el conjunto albiceleste, aunque en los primeros minutos se mostró equilibrado para atacar sin desesperación y manejar el balón de manera pensante.

Nicolás Tagliafico apareció como alternativa a partir de su proyección y su disparo, desviado al fin, fue el primer remate argentino del partido. Lionel Messi, como se esperaba, fue el más buscado, pero la otra llave que pareció arrancar imprecisa tuvo el toque mágico para que su equipo rompiera el cero.

Ever Banega lanzó un pelotazo largo, La Pulga ganó las espaldas de los defensores africanos y, luego del control con su zurda, disparó cruzado con la diestra para vencer a Francis Uzoho.

Javier Mascherano mantuvo el orden, Enzo Pérez destacó por su esfuerzo y Marcos Rojo conservó la tranquilidad en el fondo. Gonzalo Higuaín, por su parte, encontró una sola chance en la que, asfixiado por la rápida acción, remató pifiado y chocó con el arquero.

Pese al mejor momento de Argentina y a que llegarían buenas noticias desde el Rostov Arena, por el gol de Croacia sobre Islandia, un penal cobrado por el árbitro Cuneyt Cakir por un agarrón de Javier Mascherano a Leon Balogun, tras un centro desde el corner izquierdo, derivó en el tanto de la igualdad de Victor Moses, quien superó sin problemas a Franco Armani.

El elenco de Jorge Sampaoli se desdibujó con el correr del tiempo, encontró puntos bajos en Ángel Di María y una desconexión de Higuaín y el técnico le dio entrada a Cristian Pavón. En este escenario, se desprotegió en la defensa y corrió riesgos ante la velocidad de los nigerianos.

Cuando los minutos se diluían y Argentina no sabía cómo entrar al área nigeriana, una conexión entre Gabriel Mercado por derecha, con su centro al medio, encontró el remate -como venía- de Rojo con su pierna menos hábil, la diestra, para mandar el balón al fondo del arco y generar un estallido ensordecedor en San Petersburgo.

Los jugadores argentinos se abrazaron con euforia; mantienen su ilusión de ser campeones mundiales y ya piensan en el próximo escollo para cumplir su sueño.

El seleccionado albiceleste se medirá ante Francia el próximo sábado a las 10:00 (hora de Paraguay) en Kazan.

0 Comentarios

Deja un comentario