Banner Superior
sábado, julio 21, 2018

El partido ya de por sí esperado, y con nuevos y muy picantes condimentos, animarán este viernes en su debut mundialista España y Portugal en Sochi, por el Grupo B.

La Roja llegó a Rusia como candidata, pero en las últimas 48 horas una tormenta se desató sobre su cabeza y ahora todas son dudas. Su entrenador, Julen Lopetegui, anunció su vínculo con Real Madrid para después del Mundial, la Federación lo vio como una traición y lo destituyó dos días antes del debut, designando como reemplazante a Fernando Hierro para que salte al campo solo con dos prácticas encima.

En el medio de tan vertiginosas horas, no se habló de otra cosa más que de sus implicancias, entre quienes apoyaban al entrenador, quienes coincidieron con la radical decisión del presidente Luis Rubiales y aquellos que se sintieron molestos pero no tanto como para echarlo en un momento tan importante.

“No se puede tocar en dos días es lo que lleva dos años de trabajo”, advirtió el nuevo seleccionador, que seguirá la línea de Lopetegui, con el que trabajó los últimos siete meses como director deportivo. Así, el once mantiene las mismas tres incógnitas desde antes del despido del futuro técnico del Real Madrid.

Dos jugadores compiten por la banda derecha tras la lesión de Dani Carvajal: Álvaro Odriozola o Nacho Fernández; otros dos en el mediocampo: Thiago Alcántara o Koke, con más posibilidades aparentemente para el segundo; y en ataque todo apunta a la titularidad de Diego Costa.

España llega con el recuerdo de su decepción en Brasil 2014, donde se fue en primera ronda, y con las dudas de sus últimos dos encuentros amistosos, sobre todo el más reciente ante Túnez (1-0).

Del otro lado, tiene prácticamente definida su formación titular Fernando Santos, sin variaciones respecto de la habitual que afrontó los partidos decisivos de preparación ni afectados por dolencias físicas, y con Cristiano Ronaldo como bandera. Acompañan al astro figuras como Bernardo Silva, André Silva o Gonçalo Guedes, resguardado por detrás por la experiencia de Pepe y por la fiabilidad bajo los tres palos de Rui Patricio.

El objetivo luso en el certamen será rubricar la hegemonía que mostró en la Eurocopa 2016, en donde se consagró por primera vez a nivel continental.

0 Comentarios

Deja un comentario