Banner Superior
domingo, mayo 27, 2018

Los organizadores de la cita británica del Campeonato del mundo de rallies tendrán que reorganizar el último día de la prueba que se disputará en octubre, después de que el máximo organismo rechazase la powerstage sobre asfalto desde Great Orme hasta el centro de Llandudno.

El recorrido original pretendía que la cita concluyese en el centro de la ciudad, pero hubo una confusión entre los organizadores del Rally de Gran Bretaña y la FIA, dado que ya en 2015 arrancó una etapa de desde ese sitio, pero sin incluir el recorrido urbano. El gobierno local había previsto que entre 30 y 40.000 personas acudieran a Llandudno para ver las celebraciones en el podio de la prueba. Las preocupaciones de la FIA están relacionadas con la seguridad, aunque también porque este tramo otorgaría cinco puntos extra a los participantes y la regla 13.3.1 de la normativa del WRC establece que la powerstage “tiene que ser representativa del rally”.

Una fuente cercana al evento cuestionó el nivel de peligrosidad, haciendo referencia que en el pasado Rally de Córcega hubo tramos igual o más arriesgados. La opinión entre los pilotos sobre la inclusión de esta etapa está dividida, ya que algunos prefieren que se realice entre bosques, mientras que otros valoran el hecho de atraer tanto público para ver el Rally.

0 Comentarios

Deja un comentario