Banner Superior
jueves, abril 26, 2018

Bahréin le dio al Mundial eso que tanto necesita la Fórmula 1: pura acción. La segunda cita de la temporada siguió un guion imprevisible aunque el resultado fuera el mismo que hace dos semanas: victoria de Vettel y otro golpe encajado por Mercedes, que le quiso devolver la trampa estratégica de Ferrari en Australia. Sin embargo, el alemán escapó con una gestión impecable de los neumáticos. Por detrás, los dos Red Bull quedándose fuera en las primeras vueltas, Gasly dándole a Honda su mejor resultado desde que volvió a la Fórmula 1 y Fernando Alonso remontando desde la décimo tercera a la séptima plaza.

La carrera fue frenética desde la salida. En ese embrollo, Bottas le ganó la posición a Raikkonen y Fernando Alonso escaló cuatro plazas para ponerse delante de Hamilton, que partía noveno. El británico salió mal mientras Verstappen venía como un avión desde la décima quinta posición. Se pasó de revoluciones y acabó tocando al de Mercedes destrozando la rueda trasera de su RB14. Ricciardo sufría un apagón y abandonaba.

En esa lucha final no estaba Raikkonen, que abandonó tras una parada dramática en la vuelta 36. El finlandés salió cuando la rueda trasera izquierda aún no estaba ajustada y atropelló al mecánico que trabajaba en ella causándole fractura de tibia y peroné en la pierna izquierda. En lo deportivo, Ferrari acabó celebrando la segunda victoria de Vettel y Toro Rosso, la cuarta plaza de Gasly. “Ahora podemos luchar”, exclamó el francés, repitiendo la frase que Alonso soltó cuando fue quinto en Australia.

Fernando Maldonado
Community Manager y Productor en la Deportiva 1120AM

0 Comentarios

Deja un comentario