Banner Superior
lunes, julio 23, 2018

Volver a las semifinales de la Champions League, después de dos cursos fuera de ellas, es el objetivo que persigue el Barcelona en el enfrentamiento que se abre este miércoles (14:45 de nuestro país) ante la Roma, en una eliminatoria en la que los azulgrana son favoritos y contarán con todo su arsenal de efectivos.

Los de Ernesto Valverde, el único club europeo que no ha perdido en su campeonato doméstico, llegan al envite en un buen momento, con la recuperación física de Leo Messi, que ya jugó unos minutos ante el Sevilla después de perderse los dos partidos amistosos con la selección argentina.

El efecto Messi, que ha anotado en los últimos siete partidos, se dejó notar en el Pizjuan, ya que apareció en la última media hora cuando el Barcelona perdía por 2-0 y al final un gol suyo acabó por igualar el partido a última hora.

En la presente Champions League, el Barcelona ha conseguido 11 goles en casa y solo ha encajado uno, pero tiene pendiente llegar a las semifinales de la máxima competición europea, algo que no ha conseguido en las dos últimas campañas.

La Roma llega a Barcelona con una buena noticia, la convocatoria del belga Radja Nainggolan, recuperado de un problema muscular, y con otra negativa: la ausencia por lesión del turco Cengiz Under.

Tras ganar al Chelsea, apartar al Atlético Madrid de las eliminatorias y derrotar al Shakhtar Donetsk en los octavos de final, la Roma se convirtió, junto al Sevilla, en la revelación de esta Copa de Europa y llega al Camp Nou con ganas de seguir sorprendiendo.

No estará en el Camp Nou el extremo turco Under, una de las grandes intuiciones del director deportivo de la Roma, el español Ramón Rodríguez Verdejo “Monchi”, en el último mercado veraniego, que le fichó procedente del Estambul Basaksehir a cambio de 13 millones de euros.

Así, Di Francesco apostará con toda probabilidad por Stephan El Shaarawy como extremo derecho en sustitución del turco, con el argentino Diego Perotti en la banda izquierda y el bosnio Edin Dzeko como único delantero.

La ambición de los romanos es contener la fortaleza del Barcelonaen la ida para ir a por todas en la vuelta del Estadio Olímpico, programada para el martes 10 de abril.

Los romanos se vieron las caras con el Barcelona en cuatro ocasiones, con una sola derrota (el ya mencionado 6-1 de 2015), un triunfo (3-0 en 2002) y dos empates (1-1, tanto en 2002 como en 2015).

0 Comentarios

Deja un comentario