Banner Superior
lunes, julio 23, 2018

La escudería energética podría cambiar de proveedor de motores en 2019, y e que el rendimiento de Honda ha dejado sorprendido a casi todos, por lo que montar unidades de potencias niponas no parece ser una mala idea. 

Red Bull ya habría decidido: no será necesario esperar a mayo para responder al ultimátum de Renault que llegó por boca de Cyril Abiteboul durante la primera sesión de pruebas de invierno en Barcelona. La escudería de Milton Keynes, dados los resultados obtenidos por Toro Rosso con los motores Honda, apostaría a la unidad de potencia nipona, que en ocho días de tests en España no ha sufrido roturas y que ha dado un total de 822 vueltas –3.826 km– el equivalente a casi 13 grandes premios.

Bastante por sorpresa, el motor japonés se colocó inmediatamente detrás del Mercedes y Ferrari, e incluso por delante del Renault, mostrando un potencial mucho mayor al de los últimos tres años con McLaren, en los que las roturas continuas han socavado la credibilidad de un fabricante que en el pasado había logrado excelentes resultados.

Por lo tanto, el equipo de la bebida energética estaría más dispuesto que nunca a abandonar Renault –cada fabricante debe declarar a quién suministrará en 2019 a la FIA el 1 de junio– para convertirse en el equipo oficial de Honda, tal y como lo es hoy Toro Rosso. La primera ventaja sería que los de Milton Keynes ya no tendrían que pagar por las unidades de potencia, algo muy del gusto de Dietrich Mateschitz.

0 Comentarios

Deja un comentario

SÍGUENOS

TAGS

Publicidad

img advertisement

Archivos

Social